Las redirecciones son uno de los aspectos importantes en el SEO. Nos pueden dar serios quebraderos de cabeza si no están bien implementadas, pero por otra parte son un recurso muy útil para solucionar ciertos problemas. En este artículo abordamos la cuestión de los redireccionamientos para aclarar conceptos básicos.

Qué son las redirecciones y cuándo usarlas

Las redirecciones son un comando que nos permite enviar a los visitantes de nuestra web de una página a otra de manera automática. Se suelen utilizar si la URL original ya no está disponible por cualquier motivo. En materia de SEO, nosotros las utilizamos para evitar la pérdida de autoridad y de tráfico referral de una URL que vamos a eliminar. También es un recurso a tener cuenta para combatir una canibalización, así como para cambiar la estructura de URL de un sitio.

En realidad, el usuario no se da cuenta de que esta siendo redirigido en su navegador. Es un proceso tan rápido que es casi imperceptible, a no ser que se encadenen varias redirecciones Es decir, que una redirección apunte a otra redirección y así sucesivamente.

Las redirecciones también son importantes en casos de migración (cambio de dominios) o fusiones de webs. Esto obedece a un doble motivo: por un lado se evita perder el posicionamiento de palabras clave en los motores de búsqueda; por otro, tampoco se pierde la autoridad y el tráfico aportados por los enlaces en otras webs.

Resumiendo, podríamos decir que las redirecciones son útiles cuando:

  • Vas a eliminar una página que posiciona bien o tiene enlaces externos (es decir, en otras webs) que aportan autoridad y/o tráfico
  • Tienes una canibalización entre varias URL
  • Vas a hacer una migración a otro dominio
  • Vas a cambiar la estructura de tus URL (por una decisión de optimización, por un cambio de CMS o por cualquier otra razón)

Tipos de redirecciones

Aunque el usuario experimente lo mismo independientemente de la clase de redirección que utilicemos, Google y los motores de búsqueda lo interpretan de manera diferente. Los redireccionamientos más habituales que nos encontramos son de dos tipos: el 301 y el 302.

Redirección permanente (301)

La redirección 301 o permanente se utiliza para indicar a Google que la URL antigua ya no existe y que su contenido puede encontrarse en un otra URL de manera definitiva. Es decir, cuando una URL va a ser eliminada.

Redirección temporal (302)

La redirección 302 o temporal se usa cuando la URL antigua no está disponible por un período de tiempo limitado pero con la intención de volver a mostrar la URL original en un futuro. Si esta redirección 302 se mantiene durante mucho tiempo, Google pasará a entenderla como una 301.

Cómo afectan las redirecciones al SEO

Como sabemos, uno de los pilares del posicionamiento web es facilitar todo lo posible el rastreo de las arañas de Google. Las redirecciones ralentizan un poco este recorrido por toda la web, y por eso únicamente debemos utilizar enlaces internos que den código 200 (que representan las peticiones correctas). Es decir, que ni den error (errores 400) ni redireccionamientos (códigos 300).

Cuando introducimos una redirección 301, los motores de búsqueda ofrecen la URL original hasta que rastrean la web de nuevo; al detectar la redirección sustituyen el resultado de las SERPS por la URL de destino. En esto radica la importancia de meter redirecciones permanentes si vamos a eliminar alguna URL. Incluso si eliminamos la URL original sin redireccionarla y creamos una nueva con el mismo contenido, Google no lo va a asimilar bien.

Hemos de tener en cuenta que la redirección 301 traspasa la autoridad de la URL original a la de destino, a diferencia de la 302. Por esta razón, los redireccionamientos desde URL suprimidas deben ser permanentes.

¿Cómo detectar las redirecciones en mi web?

Para encontrar redireccionamientos en nuestra página web, lo más eficiente es recurrir a herramientas como Screaming Frog que simulan el rastreo de un motor de búsqueda. A medida que recorren todas las URL, van listando los códigos de respuesta. También podemos utilizar extensiones de SEO como Redirect Path para identificar las posibles redirecciones de manera manual.

Redirecciones en Redirect Path

¿Prefieres que te echemos un cable?

A veces, ciertas cosas pueden sonar a chino. Estaremos encantados de conocer tu proyecto para darte una solución personalizada.

¡Contáctanos!

¿Te has quedado con ganas de más?

Echa un vistazo a otros posts del blog. ¡Nos esforzamos por crear contenido útil para ti!

¡Ver posts!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *