Los enlaces entrantes son uno de los factores más importantes que Google tiene en cuenta en su algoritmo. Pero no es una cuestión de cantidad, sino de calidad. Por tanto hemos de generar enlaces de buena calidad y también vigilar que no haya backlinks perniciosos. Y ahí es donde entra en escena Google Disavow, una herramienta con la que le indicamos a Google qué enlaces procedentes de otras webs no queremos que tenga en cuenta.

Un poco de historia: Google Penguin

En los albores de los motores de búsqueda, la cantidad de enlaces que apuntaban hacia una web eran una prueba de que su contenido era relevante. De ahí surgieron prácticas tan fraudulentas como las granjas de enlaces: miles y miles de enlaces en webs spam que trataban de engañar a los buscadores.

Desde la actualización conocida como Google Penguin a mediados de 2012, el perfil de los backlinks o enlaces externos es tenido en cuenta. Como puedes imaginarte, Penguin no ha dejado de evolucionar y los enlaces entrantes ahora son analizados ‘con lupa’. En consecuencia, hay que prestar atención a aspectos como éstos:

  • Que los enlaces procedan de webs con una buena autoridad de dominio. O, al menos, de páginas que no estén penalizadas.
  • Que los links provengan de webs con temáticas similares.
  • Que el anchor text sea variado.
  • Que los enlaces sean visibles y no estén escondidos o camuflados.

Cómo detectar enlaces entrantes perjudiciales

Podemos encontrar y descargar todos los enlaces entrantes que ha rastreado Google en Search Console. Concretamente, en el apartado Tráfico de búsqueda > Enlaces a tu sitio web. Para saber si una web es perjudicial, podemos recurrir a herramientas como Ahrefs, Majestic o Semrush. Asimismo, en el propio Search Console > Tráfico de búsqueda > Acciones manuales se te apuntarán algunos dominios sospechosos.

A medida que una web se hace grande y empieza a posicionar bien, es casi inevitable que se generen enlaces basura. Quizá se trata de un hacker ruso aburrido, de un directorio automatizado que ha perdido el norte o hasta de un competidor deshonesto. El caso es que podemos evitar penalizaciones de manera rápida y fácil.

Cómo utilizar la herramienta Google Disavow

Preparando el archivo .txt

Google Disavow es un recurso que sobresale por lo sencillo de su funcionamiento. Primero necesitaremos crear un documento .txt que contenga todos los dominios o URL concretas que queremos desautorizar. El archivo en cuestión ha de tener formato .txt y estar codificado en UTF-8 o en ASCII de 7 bits. Con el clásico Bloc de notas de Windows o el Textedit de Mac puedes hacerlo.

Hemos de escribir un dominio o URL en cada línea. Para desautorizar un dominio completo escribimos “domain: ejemplo.com”, mientras que para las URL escribimos la URL completa. Si quieres añadir notas o comentarios, puedes empezar la línea con el símbolo “#”. Todas las líneas que comiencen por # no serán tenidas en cuenta.

Un ejemplo de un archivo válido para Google Disavow podría ser éste:

domain: dominiospam.com
domain: autenticabasura.net
domain: bazofiatotal.com
http://www.urldeejemplo.com/ejemplo.html
#Aquí podemos comentar, por ejemplo, en qué fecha añadimos la siguiente tanda.
domain: venenodigital.es
domain: lapeorweb.com
http://www.directoriomaligno.com/empresas/alicante.html
domain: reggaeton.es

Desautorizar los links

Ahora sí, vamos con los pasos. Para desautorizar enlaces entrantes, sólo has seguir estas instrucciones:

  1. Ir a la página de Google Disavow.
  2. Elegir tu sitio web. Evidentemente, es necesario haber iniciado sesión con la cuenta de gmail que tiene los permisos sobre el sitio web en cuestión.
  3. Clicar en el botón “Desautorización de enlaces”.
  4. Clicar en el botón “Elegir archivo” y después hacer clic en “Enviar”.

Disavow Google

Y con esto, ya lo tienes. En las próximas semanas surtirá efecto esta desautorización. Es decir, a medida que Google vuelva a rastrear las webs afectadas y a seguir los enlaces.

Ten en cuenta que, cada vez que subas un nuevo documento, Google sustituirá el que ya habías enviado. Por eso, cuando actualices la lista debes descargarte el fichero y ampliar tu lista negra con los nuevos dominios que hayas detectado. ¡No vayas a autorizar los enlaces spam que ya habías vetado!

¿Prefieres que te echemos un cable?

A veces, ciertas cosas pueden sonar a chino. Estaremos encantados de conocer tu proyecto para darte una solución personalizada.

¡Contáctanos!

¿Te has quedado con ganas de más?

Echa un vistazo a otros posts del blog.
¡Nos esforzamos por crear contenido útil para ti!

¡Ver posts!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *