Uno de los tópicos más debatidos en marketing digital y en concreto, en la publicidad por clic de Google Ads, es sobre la práctica de pujar por tu marca o no.

Los profesionales a favor suelen apoyar sus argumentos en el branding, en evitar que otros competidores pujen por nuestra marca y en que más clics son más oporunidades de venta por lo que tener un anuncio en las primeras posiciones siempre ofrecerá más oportunidades.

Por el contrario, los más detractores son generalmente perfiles y profesionales más enfocados en ventas y resultados directos. Suelen argumentar que si el usuario ya nos está buscando y quiere ir a nuestra página web por voluntad propia, no deberíamos pagar ese clic. Muchos profesionales SEO también tienden a ser detractores ya que opinan que posicionar en las primeras posiciones orgánicas para tu propia marca es relativamente fácil.

Si estás trabajando tus campañas de Google Ads con profesionales externos, seguramente te suena alguno de los dos argumentos. Los profesionales externos al negocio suelen ser más partidarios de pujar por la marca ya que al hacerlo, tienden a mejorar los resultados de sus informes (especialmente si la marca ya es conocida).

No obstante, hay muchos factores que tener en cuenta a la hora de decidir si deberías o no pujar por tu marca. Conocerlos, te permitirá abordar la mejor estrategia para tu marca y en caso de que tengas la campaña externalizada, tener las armas para negociar con tu gestor.

 

¿Cuándo deberías pujar por tu marca?

Puesto que cada sector y situación es un mundo, vamos a ver cuándo deberíamos o no pujar por la marca según diferentes escenarios o casos:

pujar por tu marca en google ads

Caso 1: Tu marca NO está en el top de las SERPs (resultados de búsqueda)

Deja de leer y vete a pujar por tu marca ya. Sí, debes pujar por tu marca. Si tu marca no está en el primer resultado o en la posición top (3 primeros) estás perdiendo clics.

Incluso aunque el usuario te conozca, puede que haga clic en el primer resultado buscando tu marca y no la encuentre. Esta incoherencia puede generar frustración y desconfianza y como resultado, que el usuario ya no vuelva a buscarte.

También puede pasar que un competidor esté pujando por tu marca y se quede con tu cliente. En este caso, tu marca estaría por debajo de los resultados de pago de los que pujan por tu marca y además, debajo de otros resultados orgánicos.

Además de empezar a pujar por tu marca, deberías trabajar el posicionamiento SEO para que tu marca también esté en el top de las serps de manera orgánica.

Caso 2: Tu marca SÍ está en el top de las SERPs

Felicidades, te estás llevando la mayoría de clics orgánicos cuando el usuario busca tu marca. Éste, por tanto, es el escenario más difícil a la hora de decidir si pujamos o no. Aquí, sí que habría que tener mucho más en cuenta si existen otros competidores.

Nadie está pujando por tu marca

Éste sería el escenario ideal en el que no hace falta pujar por tu marca. Si nadie está pujando y ya estás en el top de resultados orgánicos, es poco probable que estés perdiendo clics de marca. Pujar por tu marca generalmente no traerá mucho más tráfico nuevo que el orgánico.

Si aún así, decides pujar, lo que pasará es que clics que serían orgánicos y «gratis» pasarán a ser de pago. Es decir, que usuarios que harían clics en tus resultados orgánicos de manera natural, harán clic en tu anuncio simplemente porque aparece antes. En este supuesto, podrías ver en tus estadísticas como el tráfico orgánico baja de manera porcentual según el tráfico de pago sube.

En cualquier caso, antes de decidir no pujar, ten en cuenta otros factores o ventajas de Google Ads que te contamos al final.

Hay competidores pujando por tu marca

En este escenario, tu puedes estar en las primeras posiciones orgánicas pero hay competidores mostrando sus anuncios por delante. Muy probablemente estés perdiendo clics y oportunidades que se acabarán llevando esos competidores.

Si el usuario tiene muy claro que te busca a ti, ignorará los anuncios. En el caso contrario, si está en una fase de búsqueda o de comparación, puedes perder ese usuario porque acabe en la página de tu competidor debido a su anuncio. Incluso aunque de inicio te buscara a ti -si ve que ofrecen una mejor oferta, por ejemplo-.

En cualquier caso, sí recomendamos que pujes por tu marca. Principalmente por dos motivos:

  • No perder clics y oportunidades de venta: Imaginemos que eres una marca más o menos reconocida y tienes 20.000 búsquedas de marca al mes. Digamos que un 65% de los usuarios que buscan tu marca están en una fase de búsqueda y comparación, no son fidelizados. Es posible que la mitad o más acabe en la web de tu competidor, lo que serían 6.500 usuarios que te buscaban a ti y acabaron en la página de tu competidor. No queremos esto.
  • Trata de echar a tus competidores: Si no pujas por tu marca y tu competidor sí, el coste de ese tráfico le saldrá muy barato porque no hay nadie más compitiendo por tu marca. Por tanto, empezar a pujar por tu marca es una estrategia para intentar que ellos dejen de hacerlo: su coste por clic aumentará según lo que tu pujes.

pujar por tu marca

Cómo «echar» a competidores que están pujando por tu marca

Se pueden establecer varias estrategias para plantar cara a esos competidores. Algunas de las más comunes son:

  • Posicionarnos directamente por encima de nuestro competidor: Pujar más que él y salir en primera posición para llevarnos la mayor parte del tráfico que nos busca.
  • Intentar aumentar su coste para que se vaya: Hay que valorar esta estrategia porque puede ser muy positiva si conseguimos echarlo pero mientras lo hacemos, estaremos pagando un anuncio en el que salimos por detrás de él -aunque también pagaremos mucho menos (lo mínimo para mantener esa posición)-. Se trata de colocarnos por debajo pero aumentamos gradualmente la puja para su coste sea cada vez mayor y poco a poco, tratar de «echarlo». El competidor se irá en el momento que observe que su coste deja de ser rentable, especialmente, teniendo en cuenta que los usuarios no lo están buscando a él concretamente.

 

Otros factores a tener en cuenta a la hora de pujar por tu marca

Hay una serie de ventajas que ofrece Google Ads -y que no están en posicionamiento orgánico SEO- que también hay que tener en cuenta a la hora de decidir si pujar o no por nuestra marca:

  • Puedes llevar al público a una landing de tu elección: Puede ser muy útil en los siguientes casos:
    • Estás realizando una campaña (de branding o no) y, en vez de a la home, prefieres llevar al tráfico de marca a otra landing. En ese caso, debes realizar campañas pujando por tu marca y lincando a esa landing.
    • Puede ser que por alguna razón, tu home no sea el primer resultado para tu marca (por ejemplo, si ha habido canibalización y otra página se muestra como tu home). En ese caso, puedes pujar por tu marca hasta que lo soluciones.
  • Tú decides el contenido: El posicionamiento orgánico «sugiere» a Google lo que desea que aparezca pero no siempre se corresponde. A través de Google Ads, puedes poner el contenido que desees y añadir tanta información como quieras a tu anuncio: mensaje de marketing, dirección, número de teléfono, etc.
  • Puedes testear el contenido: Puedes tener varios anuncios con mensajes diferentes y ver cuáles funcionan mejor en tiempo real.

 

¿Prefieres que te echemos un cable?

A veces, ciertas cosas pueden sonar a chino. Estaremos encantados de conocer tu proyecto para darte una solución personalizada.

¡Contáctanos!

¿Te has quedado con ganas de más?

Echa un vistazo a otros posts del blog. ¡Nos esforzamos por crear contenido útil para ti!

¡Ver posts!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *