El concepto usabilidad aplicada a webs o aplicaciones hace referencia a: “la sencillez en el uso de una aplicación, gracias a su facilidad de visualización de los elementos, estáticos o de uso interactivo, generando al usuario una experiencia satisfactoria y agradable”. La usabilidad, por tanto, nos permite conservar a los usuarios gracias a una navegación sencilla y atractiva que les guste y gracias a esto, vuelvan y repitan con nosotros, ya sea para realizar una compra o consultar información. De este modo, la posibilidad de fidelizar a un usuario aumenta considerablemente -y en muchos casos, éste es un objetivo primordial en el proyecto-. Nadie se quedaría en una página web complicada de usar.

Un correcto estudio de la aplicación y sus posibilidades nos permite un desarrollo eficaz de los flujos de navegación, guiando al usuario por las diferentes partes de la web sin que apenas tenga que pensar en cómo hacerlo. La famosa frase de Steve Krug “No me hagas pensar” lo define a la perfección.

Ésto mejora considerablemente la experiencia de usuario (UX) y nos permite llegar al objetivo deseado: mayor fidelización, mayor facturación, si hablamos de un e-commerce, por ejemplo o menor porcentaje de rebote, entre otras.

¿En que consiste una consultoría de usabilidad? Lo podemos dividir por pasos:

1. Identificar el proyecto.

Hay preguntas y fases que siempre debemos plantear antes de empezar a trabajar. Las más básicas y aplicables a cualquier proyecto, serían:

  • ¿Dónde estamos ahora?
    Debemos identificar el estado actual del proyecto.
  • ¿Cual es nuestro objetivo?
    Hay que tener muy claro el objetivo del proyecto para poder enfocar la usabilidad hacia él.
  • ¿Cómo vamos a llegar al objetivo?
    En esta parte, ya interviene la estrategia y hay que pensarlo junto al cliente.

 

2. Plantear los elementos de la aplicación

Wiireframes para definir ciertos elementos, diseñar el uso y disposición. Determinar qué destacamos y cómo, entre otros. Por ejemplo, en una ficha de producto para una tienda online, habría que diseñar el orden y disposición de las imágenes, el precio y su descripción de manera que quede claro de un simple vistazo.

 

3. Definir la experiencia de usuario (UX)

Aquí debemos plasmar la esencia del proyecto y el objetivo. Se utilizan los flujo en los menús, ampliación de imágenes o rutas de botones. En el caso anterior, por ejemplo, destacaríamos la llamada a la acción de “comprar” o similar si el objetivo son aumentar las ventas.

Wireframes UX

4. Definir User Interface (UI)

Definido el uso correcto de la aplicación, es decir, ´como queremos que el usuario navegue por ella. Ahora viene lo divertido. Hay que conseguir que todo lo que hemos esquematizado tenga coherencia estética, un diseño agradable y sobre todo, no se pierda la usabilidad. Diseñamos en base a los wireframes la apariencia gráfica y las interacciones de los elementos para dejar paso a la fase de desarrollo. La user interface se refiere por tanto a la creación de la interfaz gráfica.

Esta fase es muy importante ya que otorga la apariencia final a la aplicación. Sin una buena imagen completa y coherente no conseguiremos el objetivo. Un diseño de calidad y profesional es imprescindible para dar confianza al usuario y conseguir que la usabilidad sea lo más cómoda posible.

Como conclusión y según mi experiencia, este proceso requiere reflexionar y estudiar muy bien cada paso antes de aventurarse a desarrollar. Hay que buscar los todos los casos posibles y anticiparse a los errores más comunes. A veces, es imposible preverlo todo pero debemos de intentar, en la medida de lo posible, identificar posibles fallos y sus soluciones.

¿Prefieres que te echemos un cable?

A veces, ciertas cosas pueden sonar a chino. Estaremos encantados de conocer tu proyecto para darte una solución personalizada.

¡Contáctanos!

¿Te has quedado con ganas de más?

Echa un vistazo a otros posts del blog.
¡Nos esforzamos por crear contenido útil para ti!

¡Ver posts!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *